Los terrenos públicos, donde se incluyen las dehesas boyales, forman parte del patrimonio de muchos pueblos extremeños, y en ellos los vecinos han contado con un colchón económico de gran trascendencia en el contexto temporal previo a la mecanización agraria y el éxodo rural de los años sesenta del siglo XX. Esta realidad se ejemplifica en el Complejo Agroganadero Los Pajares, en Santibáñez El Alto (Cáceres), donde, además, las peculiaridades del paisaje cultural han merecido su reconocimiento con la figura de BIC (Bien de Interés Cultural), según lo dispuesto en la Ley 2/99 de 29 de marzo de Patrimonio Histórico y Cultural de Extremadura.

SÁNCHEZ EXPÓSITO, Ismael, Los Pajares. Arquitectura vernácula y paisaje cultural, Mérida, Junta de Extremadura, 2009.