La princesa de este cuento tenía que permanecer siempre sentada, porque si se levantaba se le desmontaba todo el cuerpo. Un día comenzó a picarle todo el cuerpo y no tuvo más remedio que ponerse de pie, en consecuencia, todas las partes de su cuerpo salieron disparadas por todo el palacio. ¿Queréis saber qué pasó después?

Adaptación del cuento Pies para la princesa, de Ivar Da Coll, a cargo de la cuentacuentos Fátima Vivas.

Facebook: A.C Sueña Teatro